REMOLACHA FORRAJERA ROJA DE ECKENDORF (25 Kgr.).

Disponibilidad: En stock

Código: 5000033025 - Sobre pedido, retrasa las entregas 3-10 días.
173,03 €

Rocalba. Variedad de ciclo semi precoz de uso forrajero, que produce raíces de color rojo, enterradas 1/3. La forma es cilíndrica redondeada, siendo una variedad de fácil arranque y gran productividad. Adecuada para pastoreo directo en el campo. Siembras en Primavera, cosecha en Otoño-Invierno. Dosis de siembra: 15 Kgr./ha. Se cosecha a los 5-7 meses según zonas.

Generalidales

La remolacha forrajera es un cultivo utilizado en alimentación del ganado que tiene mucho interés en ciertas zonas ganaderas. Tiene especial importancia principalmente en la alimentación del vacuno de leche, pudiéndose alimentar asimismo el ganado porcino y otros. Es una planta que se presta perfectamente a ser cultivada en pequeñas superficies, para necesidades de pequeñas explotaciones ganaderas, ó en grandes parcelas para abastecer las necesidades de importantes rebaños en fincas con elevado potencial productivo. Desde el punto de vista nutritivo, la remolacha forrajera constituye un excelente alimento, ya que es rico en azúcares, por lo tanto energético; es rico en fibras; es un alimento fresco en la época en la que se consume, (invierno) por tanto rico en vitaminas y otras sustancias naturales que se degradan en cualquier tipo de alimento desecado,  reconocido por tener el poder de estimular la producción de leche.

El cultivo de la remolacha forrajera es apreciado por la enorme cantidad de materia seca producida por unidad de superficie. Asimismo hay que considerar que esta planta produce alimento para el ganado en una época en que hay poca producción de alimentos, dejando aparte la hierba. Además se trata de una planta muy rústica que es capaz de resistir en climas muy fríos sin ser dañada. Se puede recolectar y guardar apilada en silos, en almacén ó incluso en el exterior para utilizarse a medida de las necesidades, o bien guardarse en el terreno y arrancar en función de su utilización, por lo tanto, se trata de un cultivo cuya recolección es muy flexible. Se siembra a finales de invierno o principios de primavera en un suelo profundo y bien preparado, fino y con buena estructura. Aunque se utilicen herbicidas, se aconseja disponer de una tierra limpia, dado que la remolacha es sensible a la competencia en los primeros estadios de su desarrollo.

Es ideal la siembra con máquina de precisión a razón de 4-5 plantas/m2, es decir a un marco de 0,5/0,4 m. aproximadamente. También puede efectuarse una siembra con otros tipos de sembradora, o incluso a voleo, pero en este último caso habrá que proceder a un aclareo. Es una planta con elevadas necesidades de agua, por lo tanto adaptada a climas lluviosos, siendo ideal que se mantenga la tierra siempre húmeda, si bien deberían evitarse los encharcamientos.

PESO VOLUMETRICO CON EMBALAJE 27,50 KILOS