ECONEX CERATITIS CAPITATA 90 DÍAS 1 UN.

Disponibilidad: En stock

Código: 1500062001 - Sobre pedido, retrasa las entregas 3-10 días.
5,56 €

ATRAYENTE PARA CERATITIS CAPITATA (120 días) - Mosca de la fruta o del Mediterráneo.

Difusor de feromona sexual de la hembra de Ceratitis capitata para atraer a los machos, con una duración en campo de 90 días...

El difusor consiste en un cilindro de fibras de poliéster compactadas impregnado con el atrayente. Está envasado individualmente en un sobre de aluminio con etiqueta de especificaciones. Una vez extraído del envase, el difusor no necesita ninguna operación de activación, tan sólo colocarse adecuadamente en la trampa.

La Ceratitis capitata es un díptero que ataca a todo tipo de frutas. Las larvas viven en el interior de los frutos y prefieren los de pulpa dulce y carnosa como el melocotón, pero también causa daños a higos, albaricoques, naranjas, mandarinas, caquis, uvas, peras, granadas, mangos, chirimoyas, papayas, nísperos, ciruelas, membrillos, etc.

Puede tener varias generaciones anuales, dependiendo de la climatología de la zona. La época fría la suelen pasar en el suelo en forma de pupa y en las zonas de clima suave puede tener hasta 7-8 generaciones.

 

BIOLOGÍA

En invierno aparecen hembras adultas de primera generación que atacan a naranjas y clementinas, buscando las ramas más soleadas. Los frutos maduros son más susceptibles. Todos los cítricos están expuestos a su ataque, pero el espesor y textura de la piel, así como la densidad de las glándulas de aceites esenciales juegan un papel fundamental en la inmunidad de éstos, como es el caso del limón.

Se pasean por encima de los frutos buscando un lugar apropiado. El color y el olor tienen un papel importante en la elección del lugar de la puesta (prefieren amarillo y naranja).

Depositan la puesta en grupos de 5 o 10 huevos. El número total de huevos por hembra puede ser de 300 a 400. Las larvas se alimentan de la pulpa entrando hacia el interior del fruto. Los frutos podridos se caen al suelo y la larva sale del interior pupando bajo tierra a una profundidad de 5-10 cm. En primavera aparece una segunda generación que pasa a los albaricoques. Al principio del verano hay una tercera generación sobre melocotones. En agosto y septiembre una cuarta y quinta sobre melocotones, peras, higos, caquis, uvas, y empiezan a picar a naranjas y mandarinas aún verdes.

Más tarde hay una sexta generación sobre frutas tardías, como naranjas y mandarinas, y si la temperatura es suave puede haber alguna generación más. La actividad queda reducida en invierno.

 

DETECCIÓN Y SEGUIMIENTO

Usaremos de 1 a 2 trampas por hectárea, colocadas en la cara sur de los árboles y a una altura de 1,5 a 2 metros, para la detección y seguimiento de las poblaciones de la mosca de la fruta. El momento de la colocación de las trampas será aproximadamente de uno a tres meses antes de la cosecha de cada cultivo.

 

CAPTURAS MASIVAS

Se capturan machos y hembras, sobre todo los machos de esta especie, con el fin de reducir los apareamientos, por lo que las hembras no copuladas tendrán huevos inviables. De este modo se reduce la población de la plaga.

Para este fin hay que aumentar la cantidad de trampas por superficie, según situación y homogeneidad de las parcelas. Una trampa controla una superficie entre 500 y 1.000 m2. Esto se traduce en una densidad de 10 a 20 trampas por hectárea, colocadas también en la cara sur de los árboles a una altura de 1,5 a 2 metros.

En los bordes de las parcelas será necesario colocar una barrera de trampas, separadas entre sí de 10 a 15 metros.

 

MATERIAL NECESARIO

Podemos usar un MOSQUERO MOSKISAN. Es recomendable utilizar un SNAILNEX® o colocar alguna sustancia capaz de matar o retener en su interior a los insectos capturados, como por ejemplo aceite de oliva + un difusor de feromona ECONEX CERATITIS CAPITATA 90 DÍAS como atrayente.

 

ÉPOCA DE EMPLEO

Para conseguir un buen control de la mosca de la fruta es aconsejable combinar los dos métodos: el de detección y seguimiento, y el de capturas masivas. En primavera se pueden colocar de 1 a 2 trampas por hectárea para la detección de la plaga y la observación del nivel de sus poblaciones.

Mediante umbrales de tolerancia establecidos en cada zona, se define después el momento para adoptar medidas de control, en este caso capturas masivas. El umbral de tolerancia para Ceratitis capitata es muy bajo y varía según la zona y tipo de trampas utilizadas. De forma muy general se puede decir que está entre 0’5 y 3 capturas por trampa y día.

 

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA CANTIDAD DE TRAMPAS NECESARIAS

La población de la plaga, los cultivos limítrofes, el nivel de control que se pretenda, etc...

Un factor importante es el tamaño del cultivo. En cultivos pequeños e irregulares se requiere mayor número de trampas que en parcelas de mayor superficie y uniformes. Otro factor importante es la distancia de unas parcelas con otras, que tengan Ceratitis capitata. En estos casos hay que reforzar los lindes de las parcelas, por lo que puede ser necesario una densidad de hasta 20 trampas por hectárea o más en el caso de capturas masivas

 

ALMACENAMIENTO DE LOS DIFUSORES

Los difusores deben conservarse en su envase original y en refrigerador a 4 ºC; o en el congelador a -18 ºC, Se mantendrán vigentes durante 2 y 4 años respectivamente.

PESO VOLUMETRICO CON EMBALAJE 25 GRAMOS