Polilla del Tomate. Control de Tuta Absoluta.

26, junio | Sin comentarios
Polilla del Tomate. Control de Tuta Absoluta.

Actualizado en Septiembre de 2019.

La Tuta absoluta es una es una especie de polilla minadora que provoca daños especialmente en tomate, pero que también puede hacer daño en berenjena, pimiento, patatas y otros cultivos de Solanáceas.

Biología
El ciclo de vida medio dura entre los 24 y los 38 días, en función de la temperatura. La temperatura mínima de actividad es 9°C, y cada hembra puede llegar a depositar cerca de 250 huevos durante su vida fértil. Los huevos se depositan en la parte aérea y externa de las plantas, para transformarse en una oruga, que crece en galerías en la hoja, tallo o fruto y sale al exterior para conveertirse en pupa, cosa que hace normalmente en el suelo. En su fase adulta, las polillas son activas durante el atardecer y el amanecer y se esconden entre las hojas durante el día.

Identificación
Las polillas adultas tienen un color marrón grisáceo, un tamaño de unos 6 mm y una envergadura de 10 mm. Los machos son algo más oscuros que las hembras. Las orugas que acaban de nacer son pequeñas (0,5 mm) y su color es amarillo. Al madurar, las orugas adquieren un color verde y amarillo y desarrollan una banda negra detrás de la cabeza. Las orugas adultas miden aproximadamente 9 mm y su dorso tiene un color que tira al rosa. Las pupas son de color marrón claro y miden unos 6 mm.

Daños

Las orugas prefieren las hojas y los tallos, pero también se localizan debajo de la corona del fruto e incluso en el interior del mismo. Las orugas solo atacan los frutos verdes. Los síntomas característicos son las galerías en forma de manchas sobre las hojas. En el interior de estas galerías, se observan claramente las orugas y sus excrementos oscuros. En caso de infección grave, las hojas se mueren completamente. Los daños causados por las galerías en las plantas provocan su malformación. Los daños en los frutos permiten, por ejemplo, que las enfermedades criptogámicas prolijeren en su interior, provocando su putrefacción durante o después de la cosecha.

Control Químico

Antes de efectuar los tratamientos contra Tuta Absoluta, recomendamos colocar bien trampas negras de pegamento Horiver, bien feromonas de tuta Pherodis, para detectar si tenemos plaga o no, y tratar solo desde el momento en que detectemos plaga.

Los que quiereis tratar lo mínimo, y siempre que cultivéis en zonas fresquitas con poca plaga, ya que en zonas de costa y en épocas de mucha intensidad de plaga no funciona, podéis utilizar con Azadiractin y Bacillus Thuringiensis, incluso el Azufre, que frena la plaga por su acción repelente. Pero cuando ya haya plaga y en zonas más complicadas como lo son las zonas de costa, el lider en ventas es el Spinosad (Spintor 480 SC), con una persistencia de 10-12 días, 3 días de plazo de seguridad y Certificado Ecológico, lo que lo convierte en un producto muy completo, con un 55% de la facturación de insectidas para Tuta Absoluta, que aunque ha perdido la autorización en control de tuta, sigue estando autorizado para control de orugas en tomate y para control de Frankliniella occidentalis y se sigue utilizando. El segundo insecticida más demandado es Clorantraniliprol (Coragen 20 SC), con una persistencia similar, y 1 día de plazo de seguridad, con un 35% de nuestra facturación. Otros productos que se utilizan pero en menor medida son la Metaflumizona (Alverde) con un 5%, la Emamectina, autorizada solo en invernadero (Affirm), y los demás hasta el 100%.

A tener en cuenta que los cambios en los registros y las autorizaciones pueden variar en el tiempo, aunque todos estos productos estan autorizados en el cultivo del tomate por lo menos para alguna de las plagas que suelen tener, y que los son fotosensibles como son el Bacillus Thuringiensis, Azadiractina y Spinosad, se deben aplicar fuera de horas de sol fuerte, y a ser posible al atardecer. o en el caso del Azufre también conviene aplicarlo igual que los anteriores para evitar posible quemaduras.

El uso de piretroides, por ejemplo, son muy tóxicos para la fauna útil (depredadores y polinizadores). Productos como la azadiractina, el Bacillus turingiensis o clorantraniliprol, tienen un efecto nocivo bajo o prácticamente nulo sobre la fauna útil. El spinosad o la emamectina, por su parte se mantienen en unos niveles medios respecto al efecto nocivo sobre dicha fauna útil. Todos los tratamientos deben realizarse cerca del crepúsculo del día, sobre todo cuando se trate de fitosanitarios fotosensibles como son el Bacillus Thuringiensis, la Azadiractina y o el Spinosad, se deben aplicar fuera de horas de sol fuerte, y a ser posible al atardecer, y con mojantes y reguladores del ph para optimizar el efecto insecticida sobre la plaga, mojando bien todas las partes vegetales ya que se trata de productos que actúan principalmente por ingestión. Incluso el Azufre también conviene aplicarlo igual que los anteriores para evitar posible quemaduras.

Control no Químico

La introducción del antocórido depredador Nesiodiocoris tenuis (Nesibug) debe realizarse en el propio semillero para acelerar la presencia de ninfas que puedan controlar las primeras puestas de huevos de oruga. En el caso de utilizar este sistema de control de la plaga, y ante la necesidad de realizar algún tratamiento insecticida, hay que utilizar aquellas materias activas cuya inocuidad sobre el depredador esté perfectamente comprobada.

En caso de utilizar trampas tipo Delta para el monitoreo o para captura masiva hay que tener en cuenta que la concentración de feromona de la cápsula de goma debe ser como mínimo de 0,5 a 1 mg para optimizar el efecto atrayente. Además, los últimos resultados en torno a este tipo de monitoreo muestran que apenas hay “efecto llamada” sobre las hembras alrededor del lugar donde se establecen las trampas (96% de machos capturados) ni tampoco sobre la mayor o menor capacidad de oviposición de las hembras.

En los invernaderos en los que sea posible, se pueden utilizar trampas de luz (con electrocutores o con base de agua jabonosa). En estos casos se suele capturar mayor número de hembras que de machos debido a la diferencia de horario de actividad de machos y hembras, siendo las hembras más activas en horario crepuscular y los machos en las primeras horas del día (esto es importante en instalaciones que cuenten con temporizador). Las trampas deben colocarse a una altura de 20 cm del suelo para maximizar la capacidad y estar separadas como mínimo 25 metros entre ellas para que no interfieran entre sí. De los modelos testados, la trampa rectangular que electrocuta a los insectos (insectocutor), es la más efectiva, colocada en la dirección de la línea de cultivo para no entorpecer el paso.

La combinación de todas estas técnicas (fauna auxiliar y captura masiva de adultos) puede ser suficiente para el control efectivo de la plaga, incluso en épocas del año con elevada presión de la ésta, no siendo necesario tratamiento alguno.

Productos como la azadiractina, el Bacillus turingiensis o clorantraniliprol, tienen un efecto nocivo bajo o prácticamente nulo sobre la fauna útil. El indoxacarb, el spinosad o la emamectina, por su parte se mantienen en unos niveles medios respecto al efecto nocivo sobre dicha fauna útil.

Como siempre, todos los tratamientos deben realizarse cerca del crepúsculo del día, con mojantes y reguladores del pH para optimizar el efecto insecticida sobre la plaga, mojando bien todas las partes vegetales ya que se trata de productos que actúan principalmente por ingestión.

Un saludo

Vicente Gimeno

Tu tienda Online de Semillas Y Plaguicidas.
latienda@fitoagricola.net - www.fitoagricola.net - Estamos en Facebook.

 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha