Cuajado del Tomate ¿Por qué se caen las flores?

08, septiembre | Sin comentarios
Cuajado del Tomate ¿Por qué se caen las flores?

A todos los que hemos cultivado tomateras al aire libre, habitualmente nos ocurre todos los años que los primeros pomos cuajan bien, luego en los pomos intermedios se produce una caída de flores sin motivo aparente, puesto que las plantas las vemos sanas, y a partir de julio-agosto, dependiendo de la climatología de nuestra zona vuelven a cuajar.

A tener en cuenta que para lograr que nuestras tomateras tengan un cuaje óptimo, se deben presentar condiciones favorables de humedad y temperatura durante el día y durante la noche,  que una flor permanece abierta entre uno a tres días, y que se bebe polinizar antes de que se cierre.

 

¿Qué factores afectan para que cuajen menos o no cuajen?

 

Altas temperaturas:

Cuando tenemos días de ponientes, o cuando el ambiente es caliente y seco con temperaturas muy altas superiores a los 35ºC durante el día, y superiores a 25ºC durante la noche, se disminuye el número de granos de polen, y el cuaje o polinización no funciona bien, incidiendo en que esos racimos se pierden o se obtienen sólo dos o tres tomates. Es muy común apreciar racimos muy raquíticos, en los que el tubo polínico (estilo), se alarga y imposibilitando una fecundación natural.

Humedad relativa (HR):

La humedad relativa alta hace que el polen se compacte y se dificulte la polinización, por el contrario, con humedad relativa baja el polen se  seca antes de germinar, disminuyendo el periodo de polinización. La HR óptima para la liberación del polen se sitúa entre el 50% y el 80%. Una HR de más del 80%-85% provocará que el polen no se libere. 

La fertilización:

Una nutrición desequilibrada, principalmente con deficiencia de fósforo, puede provocar que la floración y el cuajado sean pobres. Pero también pueden influir otros microelementos, que deberemos tener regulados.

La sanidad de la planta:

Debemos mantener las plantas sanas y en especial controlar los trips. Pero también otras plagas como mildiu, alternaría, podredumbres, fusarium, verticilium, como araña roja, vasates, mosca blanca, pulgones, minadores de hojas, orugas, nematodos, … e incluso las virosis, evitando en los tratamientos tanto químicos como con fauna útil aplicar productos que tengan efectos negativos sobre los polinizadores.

 

Medidas correctoras:

  • Reforzar el riego, para mantener un buen grado de humedad en el suelo, de manera que la planta no presente estrés hídrico en esta fase. Recuerdo que cuando yo tenía 10 años mi padre en épocas de calor fuerte, regaba las tomateras cada 3-4 días, por un surco apartado de la tomatera con poco agua y que corriera, que no se quedara encharcada, esa suavidad en el terreno mantenía una humedad ambiental adecuada.
  • Crear sombras sobre el cultivo, por medio de mallas de sombrero, evitando con ello que se alcancen excesivas temperaturas. Hemos tenido clientes que han puesto mitad de parcela con malla de sombrero y mitad sin malla de sombreo, y cultivando la misma variedad unas plantas “no se parecían en nada a las otras”.
  • Reforzar la nutrición fosfórica (Fito Fósforo Especial) de las plantas, dirigida a estimular la floración, sin olvidar que la nutrición debe ser equilibrada, aportando los y microelementos necesarios como boro, molibdeno (Fito Boro + Mo), etc.
  • Vigilar la plagas y enfermedades, en especial la población de trips, pues algunas especies se alimentan también del polen de las flores, por lo tanto, disminuyen el cuajado, además de transmitir virosis que debilitan la planta. Para control de trips que tras constatar que realmente tenemos trips, detectándolos con Placas Celestes Horiver, y luchar bien con Fauna Auxiliar para Control de Trips o con fitosanitarios con Tau-fluvalinato (Klartan), Formetanato (Dicarzol) o Acrinatrin (Rufast).
  • Aplicar compuestos auxínicos de sintesis (Solo en invernadero). Este tipo de fitoreguladores actuan modificando el equilibrio hormonal de la planta para favorecer el desarrollo de sus estados vegetativos (floración cuaje,etc.). Aplicado al inicio de la floración se concentra en los órganos florales, e induce a una fuerte división celular de los tejidos del ovario, contribuyendo así a un excelente cuajado, y a un rápido crecimiento del fruto, consiguiendo inducir el cuajado cuando las condiciones climáticas son adversas, por ejemplo a finales de otoño, invierno e inicios de primavera, es decir cuando cultivamos " fuera de temporada" , o cuando la humedad es alta o las tomateras estan sujetas a otras condiciones climatológicas adversas. Ana 0,675% + Ana Amida 1,8% (Agritone L), Aplicar del inicio de la floración y periódicamente cada 10 ó 12 días mientras dure la misma, mediante pulverización manual con mochila a 0,4 c.c./litro (con plazo de seguridad de 3 días) o riego por goteo a razón de 100 c.c./ 1000 m2 (plazo de seguridad de 1 día) y un máximo de 6 aplicaciones. Este producto es seguro para los insectos polinizadores y para el aplicador. 

Un saludo
Vicente Gimeno

Tu tienda Online de Semillas Y Plaguicidas.
latienda@fitoagricola.net - www.fitoagricola.net - Estamos en Facebook.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha